3 de marzo de 2013

Las botas rojas de Manuela

Manuela llevaba unas botas rojas para saltar charcos, regalo de su papá, que eran la envidia del barrio. Con ellas dió en la espinilla al chico de la Vicenta por quitarle las canicas y, con las mismas, bailó bajo la lluvia ese fatídico trece de noviembre en el que se le paró el corazón, aunque no llegó al minutito, sin que casi nadie se enterase, como si nada hubiera pasado. Sin embargo, lo cambió todo.

Por ello, con sus botas rojas, fue al hospital de la ciudad donde la detectaron un corazón débil que latía sólo a medias y debía sustituir por otro.


Así es como la pusieron en la lista de corazones y, aunque su hermano la dijera que era como buscar el recambio de alguna pieza pequeña de un Seiscientos, a ella le parecía un pelín más difícil.





30 comentarios:

ZaphireLitz dijo...

Awww me conmovio demasiado la historia de manuela, amo el uso que le da a esas botas, pero me entriztece lo que pasa con su corazon, hermosa, hermosa entrada. BEESOOO!

Borja dijo...

Qué historia más bonita! La inocencia de la infancia es algo realmente grandioso :)

plinnn... dijo...

Que lleve también un paraguas rojo, para que no llueva en su corazón :) muy linda historia:))

Patri Sick dijo...

Pero... pero... pero le encontrarán un corazón, ¿verdad? :(

Entre sonrisas dijo...

ojalá su hermano tuviera razón y sería tan fácil...

SuperG dijo...

Pues si le cambian el corazón... igual luego ama de otra manera...

Besos guapa!

Llanos Enguídanos dijo...

Aiins qué triste...
Espero que Manuela encuentre un corazón conforme a ella :(

MeryC dijo...

Mientras Manuela tenga ganas de vivir, seguro que el corazón tontorrón que tiene le dura más de lo que creen.

Un muá(h) y un sugu de limón!

shara emeacé dijo...

Seguro que Manuela encuentra un corazón con el que poder seguir disfrutando de sus botas rojas :)

100millonesdesecretosnocontados dijo...

Te sigo! (Despúes de leer esto es lo único que puedo hacer) me da mucha pena Manuela pero seguro que sus botas rojas le buscan algún buen sustituto. Pásate si tienes tiempo (y ganas, sobre todo eso)

-Un beso desde la noria1

David dijo...

Qué triste... Espero que la pequeña Manuela encuentre un corazón que sea tan grande como ella.
Un beso!

Clau's! :) dijo...

Me has conmovido, entristecido... pero es esalofriantemente precioso

InfusionDeLotoNegro dijo...

Manuela nació con el corazón que no le correspondía a la capacidad de amar que tenía por delante desarrollar.
Manuela podía saltar sobre los charcos mucho más tiempo de lo que su defectuoso corazón le permitía…
Así que era lógico, que todo su cuerpo mandara una queja formal al cerebro, para que provocara un fallo en el sistema… (Fue una gran manifestación de órganos, en la avenida de las costillas)
Pero el cuerpo, como siempre esclavo de la mente… Tuvo que esperar a que los demás cuerpos con sus respectivas mentes, encontraran dicho corazón aun mayor para Manuela.

Yo creo que al final, hay un donante. (En la avenida de las costillas se recogieron muchas firmas)


He llegado aquí buceando en diferentes blogs, y la verdad me gusta lo que leo.

Te sigo, con permiso…

bixitoluminoso dijo...

que triste... :(

con lo alegre que es manuela

silvia dijo...

Yo tenia un collar y lo uzaba tanto como lo uza manuela q trizte lo d su corazon :S
Un beso si puedes pasate!!

entre sonrisas dijo...

pues tengo en mi cabeza la historia de Alicia pero no pense en escribirla, quizás lo haga :)

La ladrona de besos dijo...

aissh.... me he acordado de la tortuga manuelita xD

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupenda la historia. Es siempre un placer pasar por tu casa y echar un ratito de lectura.

Saludos y un abrazo.

La hija de Caronte dijo...

Que busqué bien en el fondo de las botas, que seguro que hay un corazón de recambio :)

Soñadora E dijo...

Más vale que encuentren una corazón rojo pronto para Manuela!! Me has dejado con el mío triste.
Un besazo!

DANI dijo...

Jolín (por no decir una palabrota mayor), eres maravillosa!!!!!!!!!!!!!

Siempre me arrancas una sonrisa o una lagrimilla y ambos sentimientos me encantan


Te abrazo a besos

Mar. dijo...

Seguro q su hermano tiene razón y el corazón de Manuela es tan rojo como sus botas.

Siempre logras enternecerme :3
Besos rojos!

Ceci dijo...

OOOOooooooooooooooHHhhhhhhh seguro que lucho con valentía como su venganza por las canicas, ¿qué pasóooo?

tusojosmisalas dijo...

holaaaa niña...como me cuesta comentar...me gusto la historia de manuela pero me entristesio completamente...sabes hace tiempo q no kiero mas mi corazon...y leer esto me lo replantea de nuevo...
un abrazo grande!!!
David.V.

Armist dijo...

QUE PRECIOSO, QUIERO UNAS BOTAS ROJAS ♥

Sweet_Nightmare dijo...

Pobre.. :(
Espero que prontito encuentren uno nuevo y mejor para ella..

100millonesdesecretosnocontados dijo...

Dios, este relato me ha llegado muchísimo. Me encanta Manuela con sus botas rojas para saltar charcos, siempre he querido unas. Pero supongo que en esos momentos, lo que más quiere es encontrar a su verdadero corazón. A uno que la quiera y que la cuide. Me encantó y espero que encuentre lo que busca. Te sigo :)

Maria dijo...

Y si sueño con que el recambio viene pronto y Manuela vuelve con sus botas rojas a saltar en los charcos, tu crees que se cumplirá?:)

Sick dijo...

Me alegra que te guste Emily porque creo que escribiré bastante sobre ella. Le tengo un cariño especial :)

Rossina Salcedo dijo...

ADORABLE.