3 de marzo de 2013

Una llamada

Una llamada pareció truncar el destino de Bruno.

Una llamada que provocó que viajara a miles de kilómetros sin su adorada Amaranta.

Una llamada que, convertida en angustia, le hizo partir rumbo a Italia inmediatamente, haciendo florecer las lágrimas en sus ojos.

7 comentarios:

Niniel dijo...

El destino seguro que hará que vuelvan a encontrarse...

fergie dijo...

hola, ooo, pobrecitos los dos. espero que algun dia regresen...
ja! todo lo que puede cambiar una llamada!
tienes un muy bonito blog!
besotes

Pauu dijo...

Italia la llama.... Todo tiene un por qué!

Muacks

Dara Scully dijo...

olvidé todos mis teléfonos en otra vida. quizás debería reencontrarme con ellos.


sonrisadeastronauta

El Tecolote de Twain dijo...

Sin contestar se queda sin aliento. Mejor escuchar lo bueno y lo malo...a volar se ha dicho! (un copito de nieve no se resbala sin el sol que cosquillea por ahí de las 7am. pues al que madruga...)

Personita dijo...

¡Y yo que vivo sin teléfono!

Beso :)

Marina dijo...

Seguramente volverán a estar juntos, como asi pudo cambiar una llamada, lo puede volver a hacer..

Un beso:)