3 de marzo de 2013

Un santiamén y dos lagrimones

Parece mentira que Juanín, el chico de la Vicenta, no supiera que apostar con Manuela era perder seguro. Ella, que era la cabecilla en todas peleas, la que se enfrentaba con rivales en el colegio a los que doblaba la edad, la única que se atrecía a asaltar los dulces de la pastelería en cuanto Tito se descuidaba, era de armas tomar.

- Tú no eres capaz de contarte el pelo como un chico.
- ¡Sí que soy capaz!
- ¿Qué apostamos?
- La merienda

Ni corta ni perezosa cogió las tijeras y tris tras tris tras; en un santiamén no quedó ni rastro de su melena. Con el pedazo de pan en el bolsillo y la onza de chocolate derritiéndose en su boca, corrió hacia su casa mientras dos lagrimones resbalaban por sus mejillas.


Y es que, aunque su pelo largo fuera una de las pocas cosas de las que podía presumír ante las otras niñas, no quería ser la cobardica del barrio.

33 comentarios:

rombo dijo...

Son cosas que suelen pasar en el barrio, jjaja

Blanca dijo...

Por querer mantener su fachada pierde lo que quiere. Suele pasar, seguro que en el fondo no es tan dura como parece.
Saludos.

DANI dijo...

La valentía un día nos va a matar. Yo prefiero ser a ratos cobarde o como yo digo, precavido ;))

Besos frágiles

MBree dijo...

A veces no está de más perder el orgullo para conservar algo que aprecias mucho. Igualmente, me gusta el carácter de Manuela :)

Sick dijo...

Sí que es valiente, ¡eh! Porque yo tampoco es que tenga una melena para presumir de ella, ¡pero no me pelaría como un chico ni por todo el chocolate del mundo!

Flaviani Revolution. dijo...

Las meriendas son demasiado ricas como para desaprovecharlas, y las apuestas... esas nos llevan al mal camino siempre

bixitoluminoso dijo...

me encantan ese tipo de pequeñajas valientes!

lavidamisma dijo...

¡Qué lástima me ha dado! yo la abrazaba (L)

María/A cualquier otro lugar dijo...

Un placer encontrarte :)

M. dijo...

El barrio to calorro wesoh, la juanin!
son cosas de crio. Conforme creces te vas volviendo mas cobarde, o prudente...

Armist dijo...

JAMÁS HARÍA ESO!, PREFIERO SER COBARDE .-.

MeryC dijo...

Pero que sonrisa más grande tengo después de haber leído tu relato.
Manuela ya tiene un huequecillo en mi corazón, sí señor.


Una bolsita llena de sugus de piña.

fergie dijo...

que valor!! pero... pobre, ya se quedo sin su melena!! pero por lo menos no se rebajo!
que bueno!!
besitos, muy bueno como siempre

tusojosmisalas dijo...

como me gustan los desafios!!!
como estas niña? muy buena idea...el otros dias vi una chica q se habia rapado el pelo le quedaba genial..encima hacia caras y gestos trasmitia felicidad y locura jajaa y tu relato me la recordo :)
un abrazooo
David.V.

eliale dijo...

Hola bonita ♥

awww yo no me cortaba el pelo ni por quedar como cobarde...

un besote ♥

Cuando pasas a seguirme linda?

SuperG dijo...

Bueno, aunque así de pequeña, las cosas parecen mucho más complicadas de lo que son, el pelo vuelve a crecer siempre...

Genial. Eres una artista. Me encantan las cosas que nos cuentas.

Besos.

poetadebotella dijo...

mmm...suelo trabajar con niños, y esto es muy frecuente...a que no te atreves a...?
es una forma de picar al personal...
muah y bonito texto

cantaalma dijo...

Qé linda la historia *-*
y Manuela tiene más valor que yo y todas mis amiguis juntas ._.

Ellie dijo...

Eso si es tener valor, pero le ha costado lo más preciado. Manuela va a dar mucho de que hablar sísí
muá :)

rockmantica dijo...

buuuuhh, y a mí que no me crece el pelo, ella se lo corta! :(

la hija de caronte dijo...

pues a veces perder una apuesta es el mal menor, muas

Dara Scully dijo...

¡Yo conocí una vez a una niña como esa! Nunca le dio por cortarse el pelo (porque no la retaron) pero a trepar árboles no la ganaba nadie.



pd: te doy un pez
de colores, para que
te haga feliz.

Tropiezos y trapecios dijo...

Esa extraña cobardía que nos hace querar parecer valientes...

Un abrazo.

Ehse

silvia dijo...

Algunos por mantener su reputacion hacen cualqueir cosa... pero es un poco tonto aunque todos siempre caemos alguna ves...
Un beso pasate po mi blog :D

Taami dijo...

Las cosas que hace el orgullo, no? Me encantó el relato, te sigo. Saludos :)

Diosaoasis dijo...

Que demostración pues a veces puede dar la gana de hacerlo pero después como quedas no?

Saludin que tengas una bonita semana.

MOIRA dijo...

Me ha encantado!!!
Un besito

Michelle Durán dijo...

"LAGRIMÓN " HAHAHA ESA PALABRA DE VEIEJITA ADORABLE.
SALUDOS.

ladykaty dijo...

Hola,no nos conocemos y he llegado a tu blog por pura casualidad,aunque dicen,que algunas casualides son buenas,esta pienso que ha sido una de las mejores.Me ha encantado tu blog,me ha encantado tu entrada.
A favor,de la protagonista,si,es verdad,a ninguno nos gustaba ser la cobardica.,

te sigo,un beso de ladykaty.

eva-escort madrid dijo...

Hay, es que todas las Manuelas son tremendas, mira mi hermana Manoli, más mala que un dolor de muelas, pero en cuanto me pegaba alguien, ella me defendia, no me tacaba ni Dios, no era tan mala al final.

David C. dijo...

si existen chicas así, ahora más que nunca.

Cris* dijo...

Que blog! Diferente, me encanta. Y Manuela, valiente como ninguna. Yo jamás seria capaz de cortarme mi melena. Un besazo. Me iré pasando. Te invito al mio.

http://agujerosenlamemoria.blogspot.com

Charly Hell dijo...

Hizo bien en echarle un par; el pelo vuelve a crecer ;)

Besiños